Desde mis melancólicas visitas al cementerio de Boubana, en Tánger, en años de mi mocedad, hasta las últimas –no menos melancólicas– al Woodlawn Cemetery, en el Bronx, mi fascinación por los cementerios no ha menguado un ápice. En el cementerio, más que en la muerte, siempre acechante, siempre a la vuelta de la esquina, uno piensa en la vida, en el milagro de estar vivo.

“Ah, cómo me gustaría visitar París”, le digo a veces a los amigos. “¡Y a quién no! Ver el Louvre, subir a la Torre Eiffel…”, me responden. “No, no, yo lo que quisiera es pasarme una semana en el cementerio de Père Lachaise, cámara en mano”, les confieso..

La familia permanece unida
La familia permanece unida
Cancela
Cancela
In God
In God's Hands
El fin de la memoria
El fin de la memoria
Como fichas de dominó
Como fichas de dominó
Desolación
Desolación
La música ha desertado del camposanto
La música ha desertado del camposanto
El juicio final
El juicio final
El pasado que vuelve: Mirasol
El pasado que vuelve: Mirasol
Genio y figura hasta en la sepultura
Genio y figura hasta en la sepultura
Presta para el carnaval
Presta para el carnaval
Mortuis in Bello
Mortuis in Bello
Carpe diem
Carpe diem
Pequeña muerte
Pequeña muerte
Mater Misericordiae
Mater Misericordiae
Ningún poder en este reino
Ningún poder en este reino
Sic, transit, gloria mundi
Sic, transit, gloria mundi
Amor materno
Amor materno
Silene
Silene
Toda la materia vuelve a ese humus impacable de la nada y el olvido
Toda la materia vuelve a ese humus impacable de la nada y el olvido
Niña decapitada por el tiempo
Niña decapitada por el tiempo
Evocación de Duke Ellington
Evocación de Duke Ellington
Túmulo
Túmulo
Letal abrazo vegetal
Letal abrazo vegetal
En dulce plática
En dulce plática
La lepra de la muerte
La lepra de la muerte
Desde la tumba de Herman Melville
Desde la tumba de Herman Melville
Secretos de un necrofílico
Secretos de un necrofílico
Capilla neogótica
Capilla neogótica
Érase una vez...
Érase una vez...